Prueba de la desnaturalización alcalina de la hemoglobina fetal.

Con cierta frecuencia el obstetra, perinatólogo, o el asistente de un parto se ve ante la necesidad de precisar si la sangre que tiene ante sí es de origen materno o fetal; esto se puede presentar durante el embarazo: sangrado materno (placenta previa, desprendimiento prematuro de placenta), luego de rotura de membranas y sangrado fetal (vasa previa o inserción velamentosa del cordón), otro momento puede ser luego de un procedimiento diagnóstico o terapéutico como la amniocentesis o cordocentesis; por ello la finalidad de identificar el tipo de sangre implica un objetivo pronóstico de morbimortalidad para la madre o el feto, o bien sólo una ayuda en el diagnóstico y/o terapéutica.

De una manera ideal se desearía un procedimiento sencillo, rápido, económico y preciso. El procedimiento utilizado en nuestro laboratorio es el desarrollado por Apt y Downey, quienes inicialmente lo utilizaron en la identificación de la hemoglobina en la melena de neonatos, y fue posteriormente modificado y empleado por Moir y Holbrook en la cordocentesis.

En nuestro laboratorio utilizamos tres tipos de muestras; líquido amniótico, aspirado gástrico y meconio.

El test de Apt-Downey se basa en que la hemoglobina fetal (HbF) a diferencia de la hemoglobina adulta (HbA), es resistente a la desnaturalización alcalina cuando se expone al hidróxido de sodio (NaOH); de tal manera que se pueden diferenciar en base a dos criterios: el color resultante de la desnaturalización alcalina y el tiempo necesario para obtener este viraje. El hemolizado de HbA cambia rápidamente de rosado a negro al añadir el NaOH, en cambio el de HbF hace un viraje lento a marrón claro.