ÍNDICE DEL DOCUMENTO

CÉLULAS EN LÍQUIDO PLEURAL

Potain

El aspirador de Potain, así como el de Dielafoy, son instrumentos de finales del siglo XIX y principios del XX que se utilizaban para practicar la toracocentesis o pleurocentesis.

Esta operación la realizaban más los médicos que los cirujanos. Consiste en evacuar los líquidos contenidos en la cavidad pleural (pus, sangre, serosidades) por simple punción o por punción combinada con aspiración. Esta última tiene por objeto asegurar la evacuación completa cuando se la desea. Por otro lado, con este procedimiento se evita la entrada de aire durante la evacuación que podría provocar un neumotórax.

Édouard Potain nació el 19 de julio de 1825 en París. Estudió medicina su ciudad y se graduó en 1853. Obtuvo el grado de doctor con la tesis Des souffles vasculaires que suivent les hémorragies. En 1858 fue jefe clínico en la Charité , en el servicio de Bouillaud. Un año después fue médico del Bureau central. En 1860 obtuvo la agregación con el trabajo Des lésions des gan-glions lymphatiques viscéraux.

En 1862 solicitó que se instalara un laboratorio en el Hôtel Dieu, propuesta que en aquella época se consideró revolucionaria. Des-pués, en 1865, pasó al de Necker.

separador ok

Los líquidos serosos son líquidos corporales que derivan del plasma y se encuentran en la cavidad pleural, pericárdica y peritoneal. Estas cavidades corporales están delimitadas por una membrana serosa parietal y una visceral, que están constituidas por una capa de tejido conjuntivo con numerosos capilares, vasos linfáticos y una capa superficial de células mesoteliales.

Los líquidos serosos son ultrafiltrados del plasma y se forman en la abundante red capilar de la membrana serosa. Su formación es similar a la del líquido extravascular en cualquier otra parte del organismo, y en ella intervienen la presión hidrostática, la presión coloidosmótica y la permeabilidad capilar.

En condiciones normales, hay una pequeña cantidad de líquido en cada una de estas cavidades corporales que permite el movimiento de las vísceras en cada uno de estos espacios potenciales. Un sistema complejo de dinámica de fluidos regula el volumen de líquido. Cuando se alteran los mecanismos fisiológicos responsables de la formación o absorción del líquido seroso se produce un aumento excesivo del mismo. De este modo el líquido se acumula cuando aumenta la permeabilidad capilar, cuando aumenta la presión hidrostática, cuando disminuye la presión coloidosmótica, o cuando se obstruye el drenaje linfático.

Clásicamente, según su contenido proteico, los líquidos serosos se diferencian en trasudados y exudados. Esta distinción es fundamental para su clasificación etiopatogénica y para la selección de las magnitudes bioquímicas, cuyo estudio aportará una mayor eficacia diagnóstica.

Los trasudados son líquidos no inflamatorios que se originan por alteración de factores sistémicos que afectan a la formación o reabsorción del líquido (presión hidrostática o coloidosmótica). Los exudados son líquidos inflamatorios cuya formación depende de un aumento de la permeabilidad capilar debido a alteraciones que implican directamente a estructuras de la superficie de determinadas cavidades corporales: mesotelio, vasos linfáticos y capilares.

En condiciones normales, el espacio pleural contiene de 1 a 10 mL de fluido. Se considera patológico un volumen de líquido pleural que pueda ser detectado radiológicamente (aproximadamente 100 mL). El derrame pleural se define como la acumulación patológica de líquido en el espacio pleural y es el resultado de un desequilibrio entre la formación y la reabsorción de líquido a este nivel. La mayoría de las veces se produce por enfermedad pleural o pulmonar, pero es una manifestación frecuente de enfermedades sistémicas. La obtención del espécimen para su estudio se realiza por toracocentesis.

Recuento de eritrocitos: se puede realizar en cámara hematocitométrica (Neubauer, Burker o Thoma) o en contador hematológico automático en función de la concentración de eritrocitos, y el límite de detección del instrumento. Si el líquido es hemorrágico (concentración de eritrocitos superior a 100.000 células /mm3 ) se debe medir su hematocrito. Si éste es superior al 50% del hematocrito de sangre periférica es diagnóstico de hemotórax. Un líquido hemorrágico sugiere la presencia de una neoplasia, un traumatismo o una embolización pulmonar.

Recuento de leucocitos: la mayoría de trasudados tienen una concentración inferior a 1.000 leucocitos/mm3, mientras que en la mayoría de los exudados es superior a 1.000 leucocitos/mm3. En derrames paraneumónicos es frecuente hallar concentraciones superiores a 10.000 leucocitos/mm3. Si el número de leucocitos es mayor de 50.000/mm3 hay que pensar en la pancreatitis o en embolismo pulmonar.

Porcentaje diferencial de leucocitos: debe realizarse cuando la concentración es superior a 250 leucocitos/mm3 mediante examen microscópico de las extensiones celulares teñidas mediante May Grünwald-Giemsa. La tabla siguiente contiene el predominio de la estirpe leucocitaria según la fisiopatología del derrame.

tablapleural

Fuente:
- Sociedad Española de Bioquímica Clínica (SEQC), American Association for Clinical Chemistry (AACC)
- CITOLOGÍA Y BIOQUÍMICA DE LOS LÍQUIDOS BIOLÓGICOS (EDUCACIÓN CONTINUADA EN EL LABORATORIO CLÍNICO, SEQC) Anna Merino, Servicio de Bioquímica Clínica y Genética Molecular, Centro de Diagnóstico Biomédico. Hospital Clínic de Barcelona. José Luis Marín, Servicio de Bioquímica Clínica y Genética Molecular. Centro de Diagnóstico Biomédico. Hospital Clínic de Barcelona.
- Strasinger SK, Di Lorenzo MS, Klajn DS. Análisis de orina y de los líquidos corporales. 2016.
- Lama A, Ferreiro L, Toubes ME, Golpe A, Gude F, Álvarez-Dobaño JM, et al. Characteristics of patients with pseudochylothorax—a systematic review. J Thorac Dis. agosto de 2016;8(8):2093-101.
- Milevoj Kopcinovic L, Culej J, Jokic A, Bozovic M, Kocijan I. Laboratory testing of extravascular body fluids: National recommendations on behalf of the Croatian  Society of Medical Biochemistry and Laboratory Medicine. Part I – Serous fluids. Biochem Medica. 15 de febrero de 2020;30(1):31-59.
- Milevoj Kopcinovic L, Culej J. Pleural, peritoneal and pericardial effusions – a biochemical approach. Biochem Medica. 2014;123-37.
- González Á, Alegre E. Principios de bioquímica clínica y patología molecular. Barcelona: Elsevier; 2014.
- Darci R. Block y Christopher M. Florkowski. Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics 2018, 43, 925-925.e35.

« Prev Next

logotransp
Esta página web nace de la necesidad de desarrollar eficientemente nuestro Sistema General de la Calidad. Por tanto, su contenido queda restringido a nuestro Servicio, habiendo habilitado ciertos apartados para la consulta por nuestras partes interesadas, en cumplimiento de la norma ISO 9001:2015 en relación a establecer los procesos para la comunicación con nuestros clientes.